13:11 h. Martes, 21 de Agosto de 2018

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

Menos sueldo y más productividad

Periodista

José Luis Gómez | 12 de Febrero de 2012

Los sindicatos han reaccionado con el anuncio de movilizaciones ante una reforma laboral que no solo facilita los despidos, sino que abre paso a una rebaja general de sueldos, teniendo en cuenta que las empresas podrán modificar la cuantía salarial para ganar competitividad y tendrán capacidad para bajar la nómina a los empleados

Los sindicatos han reaccionado con el anuncio de movilizaciones ante una reforma laboral que no solo facilita los despidos, sino que abre paso a una rebaja general de sueldos, teniendo en cuenta que las empresas podrán modificar la cuantía salarial para ganar competitividad y tendrán capacidad para bajar la nómina a los empleados menos productivos. En resumen: Rajoypermite pagar menos y despedir más fácil y barato, y los sindicatos anuncian protestas para el 19 de febrero, a la espera de negociar.

¿Es verdad que aquí había mejores indemnizaciones por despido que en otros países de la Unión Europea? Sí lo es, en general. Pero en ningún otro país hay tantos despidos ni tanta economía sumergida. Méndez dice que el Gobierno de Rajoyactúa como si España fuera un país intervenido. Parece que el líder ugetista aun lo duda, pero poco margen hay para la dubitación: existe una agenda alemana para España que Zapatero cumplía en plan remolón y que Rajoy ejecuta como alumno aplicado. Traducido en términos de salarios, éstos tenderán a vincularse cada vez más a la productividad, desligándose de la inflación.
En crisis anteriores se hicieron devaluaciones para reactivar la economía mediante una mayor capacidad exportadora, capaz de revitalizar el empleo y el consumo interno. Como esto ahora con el euro no es posible, la ‘devaluación’ se hace recurriendo a otro tipo de ajustes, que terminan afectando a los salarios y al gasto público. La reforma laboral es una palanca más de la devaluación interna: servirá para reducir los salarios y las indemnizaciones, sin que ya esté tan claro el estímulo a la creación de puestos de trabajo.
No nos engañemos: el problema económico y laboral de España es de crecimiento, competitividad y productividad. Nos quedamos sin la construcción y no sabemos qué hacer para suplir ese tremendo vacío. Con las mismas normas laborales que están cambiando se han hecho milagros económicos con gobiernos de distinto signo y retos diferentes (recesiones, reconversiones, adhesión a la CEE, etcétera) y con esas mismas normas hay tasas de paro similares a las europeas en Euskadi o Navarra frente a inaceptables niveles de desempleo de Andalucía o Extremadura. La reforma laboral ayudará a los empresarios pero por sí sola no devolverá el crecimiento y el empleo.
>OTR 11-02-12

 

Más acciones:
Otros autores
Facebook