22:15 h. Sábado, 21 de Octubre de 2017

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

Menos sueldo y más ajuste

Periodista

José Luis Gómez | 18 de Marzo de 2012

Los sindicatos UGT y CC OO ya tienen convocada huelga general el 29-M contra la reforma laboral y el presidente Rajoy debe encarar este mes el primer examen electoral de sus duras medidas, pero ni así parece que vayan a frenarse los recortes sociales y salariales, como vía alternativa a una devaluación que ahora no es posible, ya que el euro no puede devaluarse en un país sí y en otro no.
Los sindicatos UGT y CC OO ya tienen convocada huelga general el 29-M contra la reforma laboral y el presidente Rajoy debe encarar este mes el primer examen electoral de sus duras medidas, pero ni así parece que vayan a frenarse los recortes sociales y salariales, como vía alternativa a una devaluación que ahora no es posible, ya que el euro no puede devaluarse en un país sí y en otro no. Antes se reactivaba la economía mediante devaluaciones que incentivaban las exportaciones, con lo que se revitalizaba enseguida el empleo y el consumo interno, y ahora se devalúa mediante ajustes que terminan afectando a los salarios y al gasto público, sin que se vean los resultados positivos de manera tan inmediata. A cambio, hay menos inflación.

¿Solo se puede hacer eso para fomentar a medio plazo la competitividad y afrontar así la crisis de la deuda y los problemas del déficit público? No. También caben otras medidas, como liberalizar el mercado de la energía, abrir a la competencia sectores fuertemente protegidos –los servicios profesionales, sin ir más lejos-, e incentivar la competencia en la economía digital, pero todo eso suele costarle más a los gobiernos, del mismo modo que penalizar fiscalmente las rentas de capital o combatir la economía sumergida.

La Europa que antes se presentaba a los ojos de España como la esperanza del bienestar en democracia se ha vuelto ahora antipática, capitaneada por una Alemania que promueve y tutela los ajustes necesarios, especialmente duros en la eurozona. Pero Europa sigue siendo un proyecto ampliamente compartido que, más allá de los altibajos de la UE, constituye la mejor garantía de futuro para dejar a salvo su Estado del bienestar que, en el fondo, tanta admiración desata en otros continentes. Lo que sí puede suceder es que su calidad merme, fruto de un control poco democrático del que se aprovechan quienes aspiran a privatizar muchos servicios públicos. Grupos económicos que antes se centraban en la obtención de obras públicas se diversifican ahora hacia la adjudicación de servicios comunes. Y de la limpieza van pasando a la sanidad, el bocado más grande del presupuesto. @J_L_Gomez

> OTR 10-03-12
Más acciones:
Otros autores
Facebook