17:26 h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

La financiación de las empresas

Periodista

José Luis Gómez | 26 de Febrero de 2012

España ha consumido mucho tiempo lamentándose de la falta de financiación bancaria para las empresas, pero en cambio ha tardado en adoptar medidas, tanto para sanear el sector financiero –el ministro Guindos

España ha consumido mucho tiempo lamentándose de la falta de financiación bancaria para las empresas, pero en cambio ha tardado en adoptar medidas, tanto para sanear el sector financiero –el ministro Guindos eleva ahora a 52.000 millones el impacto de la reforma- como, sobre todo, para innovar y promover alternativas, algunas de ellas ya conocidas en el mundo anglosajón, donde los mercados de capitales están más diversificados y son más competitivos. Un ejemplo es la falta de empuje al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), dedicado a empresas de reducida capitalización. Otro es la precariedad del capital riesgo o la falta de suficientes ‘business angels’, es decir, de personas con un amplio conocimiento de determinados sectores y con capacidad de inversión, que impulsan el desarrollo de proyectos empresariales con alto potencial de crecimiento en sus primeras etapas de vida, aportando capital y valor añadido a la gestión.


A menudo da la impresión de que la banca actúa como perro del hortelano, que no come ni deja comer. Ni se abren espacios para recuperar la banca pública, demonizada sin que nadie haya explicado las razones, ni se propician alternativas consistentes a la financiación tradicional, hoy por hoy colapsada y pendiente de una reforma que aun tardará en dar frutos, por positiva que sea.

Todo parece indicar que los bancos y cajas, cada vez más concentradas por cierto, van a dejar espacio para que emerjan nuevos agentes financieros, especializados en financiación de empresas, pero ese tipo de procesos suelen requerir estímulos legislativos e incentivos a las compañías, por ejemplo para crear un gran Mercado Alternativo Bursátil, que en España está por venir.

Las grandes soluciones llegarán desde arriba –léase Unión Europea, Banco Central Europeo y Alemania-, máxime ahora que España es un país tutelado por Berlín y Bruselas, pero desde abajo también cabe moverse. Como dice el economistaVicente Martín, para que se reactive la economía tiene que haber más demanda, pero para que las empresas puedan hacer cosas -por un lado invertir y por el otro tirar de la economía y generar más empleo-, es fundamental que haya financiación, del tipo que sea. En definitiva, será una buena forma de demostrar algo que predicó Guindos ante Ben Bernanke en Washington: el fin último de la reforma financiera o la reforma laboral es el de volver al crecimiento económico en los próximos meses.

> OTR 25-02-12

 

Más acciones:
Otros autores
Facebook