14:48 h. Sábado, 20 de Octubre de 2018

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

La deuda española y la alemana

Periodista

José Luis Gómez | 23 de Enero de 2012

En el mundo de hoy, hay noticias financieras que aparentemente resultan tan llamativas como contradictorias.

En el mundo de hoy, hay noticias financieras que aparentemente resultan tan llamativas como contradictorias. Un ejemplo: ¿por qué un inversor pierde dinero comprando bonos alemanes teniendo rentabilidades del 6% si adquiere bonos españoles? Podría pensarse que España está tan mal que hay riesgos de impago para los inversores que desaprovechan ese alto interés y terminan soportando un interés negativo cada vez que adquieren bonos alemanes. Y de hecho hay gente que escribe esas cosas, pero la realidad no es tan apocalíptica.

Veamos una posible explicación. En el mundo hay muchas compañías de seguros, fondos de pensiones, bancos, cajas, fondos soberanos, seguridades sociales, bancos centrales y fundaciones que sólo pueden comprar y tener en cartera activos con un rating por encima de cierto nivel, por ejemplo AA+. Y dado que estos actores de los mercados mueven cifras astronómicas son los que marcan la tendencia. Es más, normalmente los consejos de administración que mandatan a ese tipo de gestores fijan unos criterios muy estrictos: por ejemplo, sólo renta fija pública en euros y dólares, rating mínimo AA+, plazo máximo de 3 años, cupones anuales, depósitos en cierto tipo de entidades, liquidez máxima en 7 días, etcétera. Y esos requisitos ya los cumplen contados emisores.

Un caso real: hace pocos meses se hizo público que el fondo soberano noruego, el segundo mayor del mundo, no podía invertir en deuda española por cuestiones de rating, y algo parecido pasó con la Seguridad Social rusa. Por eso mismo, en el momento que vendieron su cartera de deuda española cayó su precio y subió la rentabilidad. Siguiente paso: esos fondos tienen que invertir en algo y caen en la deuda alemana. ¿Por qué alemana y no luxemburguesa, por poner un ejemplo? Porque aunque Luxemburgo es tan sólido o más que Alemania, la liquidez de su mercado es mucho menor y podría darse la circunstancia de que si quisieran salir de la inversión tardaran dos meses, con el riesgo que ello conlleva. Consecuentemente, cuando esas masas de dinero compran deuda alemana, aumenta su precio y por ello cae la rentabilidad hasta que en determinados momentos se vuelve cercana a cero o negativa. Todo esto funciona más o menos así, pero el mercado nunca deja de sorprender.
> OTR 21-01-12

 

 

Más acciones:
Otros autores
Facebook