17:33 h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

España, en manos de Alemania

Periodista

José Luis Gómez | 29 de Abril de 2012

El Gobierno de Rajoy ha terminado por admitir algo que ya se ‘veía’ en las cuentas del Estado: la necesidad de subir el IVA y otros impuestos indirectos para poder cumplir el objetivo del 3% de déficit público, impuesto por la Unión Europea.

El Gobierno de Rajoy ha terminado por admitir algo que ya se ‘veía’ en las cuentas del Estado: la necesidad de subir el IVA y otros impuestos indirectos para poder cumplir el objetivo del 3% de déficit público, impuesto por la Unión Europea. Lo hizo bajo presión de la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, y tras la rebaja de la calificación de la solvencia de la deuda de España que decidió la agencia Standard & Poor’s, que no solo observa la dificultad de alcanzar el 3% de déficit, sino también problemas graves en los balances de los bancos que podrían requerir recapitalizaciones con fondos del Estado. Pero el Gobierno también hizo ese anuncio al tiempo que reconocía que en España habrá más paro en 2015 que en 2011, incluso tras la salida de la recesión. En resumen: una legislatura perdida para el empleo y una posible década perdida para toda una generación de jóvenes muy preparados que aquí poco podrán hacer, por falta de trabajo y de oportunidades en un país con 5,6 millones de parados, el 24,4% de la población activa.

¿Traerá algo bueno la subida del IVA? Aparte de rellenar agujeros, puede permitir una reducción de las cotizaciones sociales, lo que en principio debería frenar la destrucción de empleo, que es muy acelerada. Pero, de entrada, esa subida será negativa para el consumo, que ya está bajo mínimos. En el fondo, todo va a depender de cómo evolucione el PIB, cuya recuperación se intuye más viable gracias a las exportaciones que al debilitado mercado interno. El Gobierno confía en recuperar el crecimiento en 2013 (0,2%), tras una caía este año del 1,7%, pero a día de hoy todo eso es más cuestión de fe que una realidad.

¿Problemas más urgentes? Hay más de 1,7 millones de hogares donde no entra ningún salario a los que habrá que aportar algún remedio: el que sea. Lo que hace falta es recuperar la economía y exportar más. En definitiva, mejorar la balanza por cuenta corriente, para poder financiar el déficit y el crecimiento. Alemania tiene la llave, ya que puede aliviar las tensiones de la financiación española y dar un respiro al crecimiento para crear empleo. En beneficio de los intereses de España juegan las presiones a favor del crecimiento que le plantean a Merkel otros países, entre ellos Holanda; las expectativas electorales del socialista Hollande en Francia; la postura de los socialdemócratas europeos, la inquietud de los exportadores alemanes, que también necesitan la recuperación de sus socios, e incluso la posición de FMI, que ya asume que solo con austeridad no basta. Lo normal es que Merkel termine cediendo. Si bien ha respondido al resto de la UE que el ajuste fiscal es innegociable, se sabe que la canciller prepara una 'agenda del crecimiento' para Europa, que a fin de cuentas es el mercado de Alemania.@J_L_Gomez

>OTR 28-04-12
Más acciones:
Otros autores
Facebook