17:35 h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

El rescate de la banca define una nueva era

Periodista

José Luis Gómez | 11 de Junio de 2012

A la espera de que los auditores externos Oliver Wyman y Roland Berger digan cuánto precisa la banca española para recapitalizarse, la banda de especulaciones está entre los 50.000 y los 70.

A la espera de que los auditores externos Oliver Wyman Roland Berger digan cuánto precisa la banca española para recapitalizarse, la banda de especulaciones está entre los 50.000 y los 70.000 millones de euros, que para situarnos son cifras equivalentes a la recaudación anual del IVA en el primer caso y a todos los ingresos por IRPF en el segundo; es decir, una barbaridad de dinero, que España no tiene. Si se quiere ver más en clave sectorial, resultaría que para cubrir ese agujero harían falta los beneficios de toda la banca durante cuatro o cinco años. ¿Cómo se calculan esas cifras? Por sorprendente que parezca, se estiman un poco a ojo, extrapolando las necesidades de Bankia. Digamos que sanear el sector financiero requiere en realidad unos 90.000 millones, pero como los bancos más solventes podrán asumir por sí mismos su saneamiento, la cifra del rescate será probablemente inferior. Por eso el eurogrupo habla con buen criterio de hasta 100.000 millones en su plan de rescate aprobado ayer, que define una nueva era para la banca y, de rebote, para el conjunto del país.

Por mucho que el rescate de la banca se presente como una operación acotada, el endeudamiento adicional que supone para el FROB –léase el Estado- podría rebajar el rating del Reino de España y encarecer la financiación para el Estado y sus empresas. ¿Y no nos salvará Alemania? La canciller Angela Merkel aflojará cuando vea riesgo real de impago, caída de sus exportaciones y su moneda –el euro que compartimos- en peligro real. Antes, no. Y por eso no hay eurobonos, ya que los que van a pagar su coste se resisten, por mucho que los exijan quienes se van a beneficiar. Cuando falta dinero y se fabrica se genera inflación, que es lo que Alemania no quiere, de modo que algo que tiene su lógica interna para Alemania carece esta vez de lógica europea. Con todo, más tarde o más temprano, Alemania terminará asumiendo los costes de bajar la prima de riesgo de España. Ya lo dijo el presidente Obama:"Es necesario que los líderes europeos vean cómo promover el crecimiento y demuestren flexibilidad".

¿No saldremos entonces adelante en mucho tiempo? España está mal –muy mal- pero va camino de ser viable como país, una vez hechos los ajustes y las reformas. ¿Y Galicia? Más de lo mismo, con sus peculiaridades. El presidente Feijóo tiene en ese sentido la oportunidad de aprovechar la situación para extrapolar su liderazgo mediático al mundo empresarial, ya que en Galicia hay mucho capital en paro, más que en ninguna otra parte de España. Una vez encauzada la crisis, ningún otro presidente autonómico podrá sentar a su mesa a la cantidad de milmillonarios que hay en Galicia. Y ese momento llegará. Incluso al interior de Galicia, donde es comprensible que haya provincias como Ourense que se sientan una asignatura pendiente de la economía gallega, no solo por la crisis, sino también por la ausencia de una mirada del Eje Atlántico hacia su interior. Tiene todo el sentido, por ejemplo, el llamamiento del presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, a los gobernantes con competencias en materia bancaria para que hagan lo que tengan que hacer, pero respetando el enraizamiento con la tierra. Baltar puede enseñarle el camino del pragmatismo a Feijóo, especialmente en su provincia, donde parece que le está faltando mano izquierda. @J_L_Gomez


>LA REGIÓN 100612

Más acciones:
Otros autores
Facebook