17:30 h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

El Periódico de José Luis Gómez

José Luis Gómez

Con austeridad no basta

Periodista

José Luis Gómez | 14 de Enero de 2012

El duro golpe de Standard & Poor's a nueve países del euro, con rebajas de dos escalones a España, Italia, Portugal y Chipre, arrastra a Francia y Austria, que pierden la máxima calificación, y sitúa la solvencia española al nivel de la polaca y por detrás de la de países como Chile o la República Checa.

El duro golpe de Standard & Poor's a nueve países del euro, con rebajas de dos escalones a España, Italia, Portugal y Chipre, arrastra a Francia y Austria, que pierden la máxima calificación, y sitúa la solvencia española al nivel de la polaca y por detrás de la de países como Chile o la República Checa.

El problema para esta influyente agencia va más allá de los desequilibrios fiscales en la periferia de la eurozona y se extiende a los crecientes desequilibrios exteriores y las divergencias en competitividad entre el núcleo de unión monetaria y países como España. Por eso advierte de que un proceso de reformas basado únicamente  en la austeridad fiscal tiene el riesgo de provocar su propio fracaso, al suscitar una caída de la demanda interna asociada a la creciente preocupación de los consumidores por el empleo y la renta disponible. Traducido: el problema es más de crecimiento que de déficit y eso no se arregla solo con austeridad; hace falta recuperar la economía, exportar más y, en definitiva, mejorar la balanza por cuenta corriente.

España sigue camino de lo que el profesor Robert Tornabell, autor del libro 'El día después de la crisis', denomina un proceso de devaluación interna, pensando en recuperar productividad y, a la larga, competitividad. Aun siendo mala, puede ser la única solución, ya que España no puede devaluar el euro y salir de la moneda común supondría no poder financiar la tremenda deuda pública y privada del país. La clave, como suele reiterar el Nobel Paul Krugman, es que España ahora no puede devaluar, lo que conduce a otro tipo de devaluación, de manera que muchas empresas ajustan plantillas, recortan salarios, reducen costes e incluso bajan los precios.

También queda apelar al optimismo histórico que, como explica el profesor Xavier Vence en su último libro sobre la crisis y la radicalización neoliberal, considera que la sociedad no podrá tolerar la destrucción de todas las conquistas civilizadoras. Es su receta frente a la completa sumisión de la vida privada y pública a la volatilidad de los mercados, pero cualquiera sabe si ya basta con sus buenos deseos.

> OTR 14-01-12

Más acciones:
Otros autores
Facebook